"El mundo es la casa de quienes carecen de ella"

Sherezade

jueves, 23 de febrero de 2012

Codornices con pétalos de rosa



Codornices con pétalos de rosa. Una receta “10” ¿o cien?

Quien haya tenido la suerte de viajar a Irán y conocido lugares como Shiraz con su Persepolis, Avaz o “la ciudad azul” y sin duda la más bella de oriente, la impresionante Ispahan, entenderá a la perfección lo que os comento a continuación, ya que la propuesta de hoy, es originaría de esa ciudad, de Ispahan.

Una receta 10 ¿o cien? Esta es, nuestra entrada número cien y queremos que sea de lujo, como lo sois todos vosotros, seguidores y lectores.
Cuándo nos planteamos empezar este blog, lo primero que nos vino a la cabeza, fue esta receta. No lo creímos oportuno, este, era un blog sobre cocina marroquí, que se editaba desde el desierto… “no es un plato típico marroquí” nos dijimos ¿o tal vez sí? Y… ¿Qué importancia puede tener eso?

A pesar de su aparatosidad, se trata de un plato muy sencillo de realizar y con unos resultados espectaculares, además, podréis dar rienda suelta a la imaginación y utilizar todos los mitos, leyendas y fabulas, que hay sobre dicho plato y que no son más, que fruto de la imaginación, de la literatura y del cine.

Luego os sigo contando, vayamos ahora por la receta.

Ingredientes

Partiremos de la base que hacemos el plato para dos personas, este, es el típico plato para dos, si quieres hacer más, ya sabes… a multiplicar.

4 Codornices
Dos naranjas y un limón
16 rosas damasquinas (*)
1 Cucharada de lissan ettir (bayas de fresno)
Cuatro cucharadas de miel
4 dientes de ajo
8 semillas (las mejores) de una estrella de anís
50 grs. de almendras tostadas
50 grs. de pistachos
Unos piñones (opcional, de nuestra cosecha)
1 vaso de los de té de miel de zaatar (*)
Dos nueces de mantequilla
Semillas de sésamo
Dos cucharadas de aceite de sésamo, argán, nuez…

Empezaremos limpiando bien las codornices. Exprimimos el zumo de las naranjas y el limón y las cubrimos, añadimos la cucharada de lissan ettir y una cucharadita de miel, reservamos en lugar fresco durante un par de horas. Mientras, en un buen mortero dejar para esta receta maquinas varias, por favor machacaremos pacientemente, los pétalos de catorce rosas damasquinas, reservamos cuatro para la decoración final, las semillas de la estrella de anís importante hacerlo con anís estrellado las almendras y los pistachos. Picamos y picamos, una vez listo, incorporamos el resto de la miel y mezclamos bien todos los ingredientes.

Utilizaremos un aceite neutro, el ideal sería el de sésamo, nosotros lo hacemos con aceite de argán ya que toda la cocción es a baja temperatura y el resultado final es impresionante. Ponemos el aceite en la cazuela donde pretendamos cocinar tan suculenta combinación, pelamos los ajos y los fileteamos, doramos. Añadimos las dos nueces de mantequilla y acto seguido el majado que hemos machacado pacientemente. Agregamos un vaso de agua y añadimos las codornices, que en este caso, hemos cuarteado. En ningún caso, haremos las aves en el horno, deben cocinarse en el majado, bien sean enteras o cuarteadas. Bajaremos el fuego y vigilaremos, primero que esa salsa no se caramelice y segundo que no quede seca antes de que las codornices estén listas.

Las codornices, estarán listas en unos cinco minutos, debemos tener en cuenta que las hemos macerado con cítricos y eso ha tenido un proceso de cocción.
La receta está lista.

(*) Rosas damasquinas. Son las ideales para cocinar, por su excelente fragancia. Nosotros en este caso, hemos utilizado la variedad grandiflora ya que es la que teníamos a mano. Recuerda que debes utilizar flores comestibles, se pueden utilizar secas e hidratadas antes de preparar el plato. No utilizar esencias ni agua de rosas para esta receta, ya que esa posibilidad ya existe y tiene otro nombre.

(*) Miel de zaatar, se trata de una miel de flores silvestres. Debe ser muy ligera.


¿Montamos el plato?

Ahí entra en escena tu imaginación. Nosotros las hemos dispuesto exactamente igual que la primera vez que probamos esta delicia.
Disponemos las codornices, añadimos la salsa, decoramos con pistachos y almendras fileteadas.

Deshojamos las rosas que teníamos reservadas y acabamos de decorar el plato.

Finalmente, espolvoreamos con unas semillas de sésamo tostadas.
¡A triunfar!

Ispahan

La ciudad azul, cultura Persa en estado puro, sumida en plena Ruta de la Seda y rodeada de oasis y desierto. El mejor Patrimonio que jamás haya visto, La Plaza Naqsh-e Jahan, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. Un Gran Bazar, de los más impresionantes de Oriente, donde sus calles, se cuentan por kilómetros. Pero Ispahan, aparte de eso, es la ciudad de la cultura de las rosas en la cocina. En ninguna otra parte del mundo, encontrarás otro lugar, tan ligado a esa cultura. 

El mismo Pierre Hermé, inspira las creaciones que tienen más éxito en su pastelería de Paris, en esa ciudad, su famoso Macaron Ispahan, hecho a base de rosas, con una crema exquisita hecha con esos pétalos, o el de jazmín o el Fetish Ispahan o los famosos mil hojas, o …

¿Sabías que?

Ligamos esta receta a la cocina sefardí ya que la conocimos y probamos por primera vez en Marruecos, en casa de los amigos que os hablábamos ayer, conocimos Ispahan, gracias a ellos y partir de ahí, empezó nuestra búsqueda.

Llegamos a la conclusión, de que estaría presente en los recetarios de los judíos que vivieron en Persia y en Yemén y estos, por los motivos que fuesen, incorporaron esta delicia en su recetario, atravesando fronteras.

Otra connotación importante, es la representación que tienen las codornices en la cultura hebrea, en el Libro del Éxodo, leemos el pasaje del “El maná y las codornices” y como no podía ser menos, la presencia de ese ave, en estado salvaje en todas las zonas desérticas del norte de África, donde se pueden contar a miles en plena temporada.

Para acabar y conste que me resistía a hacerlo, esta receta subió al reino de los cielos, a través de una obra literaria, que después pasó al cine.

“De pronto, escuchó la voz de Nacha, quién le dictaba al oído una receta prehispánica donde se utilizaban pétalos de rosa. Tita no recordaba la receta porque para hacerla se necesitaban faisanes, y en el rancho no había esa clase de ave.

Leemos en esa obra. ¿Prehispánica? Todo indica que sefardí. No debemos olvidar tampoco, que fueron muchos los judíos que huyendo de la Inquisición, se embarcaron con nuestros “descubridores” acabando en países Americanos, como por ejemplo, este, donde está inspirada la novela y donde por cierto, han hecho suya esta receta, ofreciéndola, sobre todo a los turistas, en los lugares más concurridos. 

Como decíamos al empezar ¿Qué importancia puede tener eso?

Brindamos con todos vosotros, agradecemos vuestras visitas, apoyo y comentarios. Está siendo un autentico placer, de verdad.





37 comentarios:

  1. Es una receta realmente especial... para hacer en una ocasión más especial todavía. Me la quedo, no sé donde puedo encontrar rosas que sirvan para cocinar...

    ResponderEliminar
  2. Qué buena receta! Me ha recordado a una que viene en el libro Como agua para chocolate.
    Yo creo que es una receta de 100,me encanta!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. ....pero que lujo es ser seguidora de este blog!!!! Si es que ya no sé ni que poneros, todo me parece poco. Las recetas son preciosas y todo lo que nos contáis...un placer siempre pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaros por esas cien entradas, por este plato impresionante y sobre todo por hacer, por lo menos en mi caso, que me sienta feliz cuando termino de leer vuestras entradas. Espectacular receta 10, 100 ... o 100.000 da igual. Un abrazo, Clara,

    ResponderEliminar
  5. Sin palabras...............................

    Voy a leerla de nuevo y a seguir recreándome, vuelvo dentro de un rato.

    Ruth

    ResponderEliminar
  6. El verdadero placer es para los que como yo, venimos a alimentarnos de vuestros conocimientos, cada entrada es una nueva lección, que nos transporta, que nos abre puertas a nuevos (o viejos) mundos, gracias!!!!!!!! Lo vuestro engancha y aquí estaremos esperando otras cientos de entradas más.
    Esta receta yo diría de 100, me gusta mucho el sabor a rosas en los platos, durante un tiempo tuve un rosal en el jardín y me servía de él para hacer diferentes platos y ahora lo encuentro a faltar. Compraré otro para poder preparar estas codornices, me parecen extraordinarias.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por estos cien...mil sabores.
    Por estas cien historias.
    Por vuestro esfuerzo.
    Por el cariño con que lo explicáis todo.
    Por vuestra pasión.
    Cien veces... gracias.
    Espero estar aquí para celebrar el 200, y el 300 y...
    Me habéis puesto romanticona con esta receta, mi cabeza y mis sentidos están alerta, bulliciosos y contentos. Si esta es la reacción que produce sólo verla, comerla debe ser... Un placer de dioses.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, bueno, 100 recetas ya, pues es de verdad una auténtica pasada, sin duda, no ya por la cantidad, que es un montón, sino porque son 100 de 10, como muy bien decís, y doy fe de ello.

    Platos como estos, tan increíbles y exóticos, animan a seguiros siempre :), lo he dicho en TW y ahora va pal FB.

    Pues ahora vuestra obligación moral para con nosotros es que nos NOS DEJEIS en muuuucho tiempo!!!

    Un placer leeros, felicidades!

    ResponderEliminar
  9. Brindo con vosotros por estas maravillas que nos enseñais. Da gusto visitar vuestro blog en todos los sentidos. A mi me ponen un plato así delante y no se si podría comerlo, es tan bonito que me daría pena. De verdad yo no se hasta que punto sois conscientes de las entradas tan chulas que publicáis, igual pensáis que no es para tanto, pero os aseguro que son una pasada, dignas de las mejores publicaciones gastronómicas. Y que conste que no es peloteo que a mi eso no me va nada. Por cierto he visto el Macaron Ispashan y es precioso.....
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. La belleza de las fotos es increible ...y la receta una delicia , los petalos de rosa un complemento decorativo perfecto que realza la vistosidad del plato ...encantada de seguiros bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  11. Mis mas sinceras felicitaciones,por vuestro trabajo,por vuestro esfuerzo y por lograr acercarnos una cultura tan ligada a la nuestra y tan lejana a la vez.Impresionante la presentacion que haceis de cada receta y esta,si señor,un autentico lujo tanto para la vista como para el paladar.

    ¡¡Seguid asi ¡¡
    Gracias por dejarnos entrar a este blog de ensueño.

    ResponderEliminar
  12. Yo también brindo con vosotros!!!!CHIN CHIN.
    Y brindo por esta maravilla de receta de lujo y de foto. Ya sabéis que me tenéis embobada con las fotos.
    Me gusta mucho la ligazón que habéis hecho entre Persia, Marruecos y la cultura sefardí. Realmente el mundo es muy pequeño....y los humanos nos emperramos en no entendernos...con lo que se puede aprender unos de otros, cuando las mentes están abiertas.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una autentica maravilla de plato 100?? yo le pondria unos ceros más :) un besito

    ResponderEliminar
  14. Felicidades por esta receta, es una combinación aromática que seguro resulta exquisita.
    Muy apropiada para celebrar vuestra entrada número 100.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. bueno yo ya no se que decirte, estoy esperando con ansiedad que llegue el próximo día, para ver tu nueva receta, eres un maestro , me rindo a tus pies, jajaj venga un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Si aún teniamos el sombrero puesto, esta receta 100 o 1000 es para quitarselo ya definitivamente y tirarlo al mar. Que desplegamiento, culinario, informativo y viajero. Ando loco por visitar Iran, desde hace mucho tiempo, ahora, empiezo a hacer numeros, sobre todo financieros, eso de Ispahan, me ha hecho viajar mentalmente.
    Veo que haces alusión a un libro y pelicula, con cierta ironía, ya que has obviao el nombre, no sere yo quien lo haga, aunque creo todos o la mayoria sabemos a cual te refieres ¿algún motivo especial? es solo curiosidad.
    Me uno a ese brindis ¿como no? y especialmente contento de hacerlo, visitros, es afrontar el día con otras perspectivas.
    Soñaremos con Ispahan.
    Gracias

    ResponderEliminar
  17. Ya recuperada de ese sofocó matutino al ver tanta belleza junta.

    La he leído, la he releído, me he impregnado con el aroma de esas rosas, con sus colores, he metido el dedo en la salsa, la he probado.

    En un momento, he viajado a Irán a Persepolis, a Ispahan, aa Paris, a la mismísima pastelería de Hermé y he descubierto, que sus famosos pastelitos, evocan a esa tierra de la que nos habláis, he leído un fragmento -corto- de un libro hecho película y finalmente, con vuestro permiso, me he sentado a la mesa de una familia sefardí en ve saber que rincón de ese Marruecos que tanto os gusta, ante tanta sensación, solo me queda deciros:

    Sois únicos.

    Me apunto a ese brindis también, naturalmente, es todo un honor.

    Ruth

    ResponderEliminar
  18. Qué belleza de plato, rico en aromas y sugerencias. Ispaham... belleza hasta en los nombres. Fantástico. El regalo que nos hicisteis con vuestra ventana al mundo, nunca imaginé desierto más fértil.

    ResponderEliminar
  19. Ohhhh Dios mio!!!! Esto es SEDA PURA!!!
    Amigos míos a buen seguro que no podré preparar este PLATO ni por los ingredientes difíciles de encontrar por aquí, ni tan solo para hacer un "simulacro"; porque los simulacros queridos, nunca se corresponden con la realidad. Pero puedo aseguraros que he GOZADO tanto observándolo y deleitándome en la BELLEZA y el COLORIDO, que ya me doy por satisfecha...
    FELICIDADES por estas 100 visitas contadas, porque son más, muchas más las que debéis recibir en vuestra ventana, y sabéis porqué? pués porqué aquí se vive LA BELLEZA en ESTADO PURO, aparece ante nuestros ojos un ARCO IRIS DE COLORES, una EXPLOSIÓN DE SABORES, y UNA MAGÍA difícil de igualar.
    ENHORABUENA MIS NIÑOS y aunque aún estoy de descanso, no dudéis que siempre que pueda entraré a visitaros.
    MIL BESOS:)

    ResponderEliminar
  20. Hola,
    Conocía la receta, pero nunca, explicada de tal manera y con todos esos matices.
    Poco más que añadir a todo lo que os dicen, sobran elogios.
    Simplemente felicitaros y ser conocedores de mi brindis.
    Luis

    PD No recibo las actualizaciones por correo, me entero a través del FB mirar si tenis algo mal, sería un crimen perderse una sola linea vuestra.

    ResponderEliminar
  21. ohhhhhhhhhh que bonito!!!
    Que preciosidad de plato.
    Que bien que narráis las historias.
    Sois geniales chicos!!!

    No se si os suena Julia León,es hermana de actrices y cantantes, Eva León y Rosa León.
    ella es terapeuta, (he estado en varios cursos con ella) y cantante de música Sefardi.
    Es una persona sensacional. Podéis escuchar música Sefardi en su web.
    http://www.julialeon.com/es/
    Mil besos

    ResponderEliminar
  22. He leído la entrada y sin embargo no estaba delante del ordenador, estaba allí en Ispahan degustando esta maravilla que nos habéis preparado. Simplemente espectaculares el texto, fotos y receta. Estoy deseando que llegue mañana. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. ......Y por muchos platos más de la categoría que hay en todos!!! Todos vuetros platos tienen cultura, historia, y buenas fotografías, ya os lo he dicho muchas veces, siempre se aprenden cosas, tradiciones, frases o dichos, sois como mi pequeña Larousse de Marruecos. Gracias a vosotros por ofrecernos tanta belleza y por esta magnífica receta. Besotes.

    ResponderEliminar
  24. Wow que presentacion tan Especial...Excelente!!
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Sabores, aromas, sensaciones, colores ..............fundidos en perfecta sintonía; me parece absolutamente sensacional.De nuevo me volveis a arrastrar hacia lugares fascinantes que algún día veré.
    Bsos

    ResponderEliminar
  26. Amigos!!! os deseo lo mejor para que ahora que cumplís 100 entradas, cumpláis miles de ellas más...y tan bellas!!!!
    disfruto como loca leyendoos, mirandoos (vuestras fotos) y mi paladar se pone nervioso con lo que nos mostráis :)
    Esas codornices son lujuriosas...yo las hice el verano pasado y aunque no me gusta comer codornices deseaba hacer esta receta por lo mucho que me atrae :)
    yo ya estuve en esos lugares de Mexico donde se las ofrecen a los turistas ;) aunque allí me resistí y comí unos tamales bien ricos. Ahora me falta conocer Ispahan...y por desgracia creo que no será mañana ni pasado :(
    que buen provecho sacáis de vuestro "destierro voluntario" amigos!

    Muchos cariños!!!!

    ResponderEliminar
  27. Felicidades por vuestra entrada número 100, y por todas las anteriores. El blog es de lo más atractivo, espiritual, bello y didáctico.
    La receta sugerente, y sensual. Especial para un aniversario.

    ResponderEliminar
  28. Enhorabuena por vuestra entrada nº 100.
    Desde luego es plato es magnífico.

    Me alegro mucho de que os hayais decidido a publicarlo al fin.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Gracias a vosotros por deleitarnos con vuestras recetas, imágenes, narrativas.. y sin duda es un 100.
    Seguir así.
    Bsss

    ResponderEliminar
  30. Pues sí, es un plato de auténtico lujo.
    A disfrutar del plato y de la entrada en números redondos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Pues he llegado a tiempo para ese brindis y para felicitaros por esta receta número 100. El placer es nuestro por poder disfrutar de vuestros platos y sobre todo por la información y las historias con las que nos hacéis viajar, soñar, oler y saborear ..........Como siempre, un placer. Besos

    ResponderEliminar
  32. soy hombre de pocas palabras,pero os digo simplemente 100 gracias elevado al infinito,por vuestras recetas y vuestros post tremendos de sabiduria
    felicidades y a seguir asi muchos años
    saludos

    ResponderEliminar
  33. yo creo que es una receta 100 por lo menos, me he quedado sin palabras.
    besos

    ResponderEliminar
  34. Os podéis permitir lo que querráis ponernos para comer,sea marroquí o no....Sóis únicos e irrepetibles,es un gustazo estar aquí siempre.No hay como viajar para abrirte al mundo en todos los aspectos y aquí tenemos un buen ejemplo.
    Plas,plas y plas por el plato,brindamos por cientos de posts más.

    Besotes chicos ;-))

    ResponderEliminar
  35. Quina bona proposta les guatlles delicioses!!
    les flors que maques són flors a la cuina i a la vida
    Petons amics de desert!!
    PD: Pregunta Codi ètic. Que ensabeu?
    Gràcies per endavant!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gràcies pels teus comentaris, escriu-a l'email i et comentem sobre això. gràcies

      Eliminar
  36. Hola!
    Me llao Isabel, descubrí vuesto blog hace no mucho y me tenéis prendada, no sólo de las recetas, sino de la sensibilidad con que describís lo que os rodea. Esa manera de expresaros en la que se intuye una curiosidad y un respeto que me encanta. No me he podido resistir a comentar en esta receta precisamente por la referencia a Irán. Ah, tuve la enorme suerte de viajar allí el verano pasado, con mi entonces pareja, a Teherán y la costa del mar Caspio. Enamorada de la dulzura de su gente, su hospitalidad, los paisajes, esa cultura que hace que los niños aprendan a recitar poesía en el colegio...Mi relación se rompió, pero terminaré de aprender farsi y volveré a ver ciudades que se me quedaron pendientes por falta de tiempo (Isfahan, Shiraz...). Sería maravilloso que la gente consiguiera dejar de lado tantos prejuicios y apreciar las similitudes. En Irán uno se siente en casa.
    De nuevo, gracias por mejorar nuestras habilidades culinarias y por hacernos soñar.
    Un saludo,
    Isabel

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y tus comentarios, leemos y agardecemos todos vuestros comentarios que nos dan vitalidad para seguir con nuestras recetas.

Intentamos responder a todos, cuándo podemos, nuestra conexión no es lo rapida y eficaz que nos gustaría.

No participamos en premios ni cadenas, no admitimos publicidad en el blog y por descontado, este, es sin animo de lucro.

Muchisimas gracias por haber llegado hasta aquí.

Esther & Jordi

Si quieres escribirnos:

cocina.marroqui@yahoo.es